Costos en Odontologia
Por el Doctor Nicolás José Ortiz

¿Por qué la odontología es cara?

Desde siempre el público en general consideró la atención odontológica muy costosa ¿pero esto es tan así? ¿por qué?

Veamos los fundamentos y la realidad actual.

Lo que más influye en el alto costo de la odontología en la actualidad no es el costo de los materiales que se usan en cada práctica, como ocurría hace muchos años, sino los costos definidos como Costos Indirectos.

Para entender el tema debe reconocerse que toda vez que un paciente abona un tratamiento al odontólogo (y esto es igual en cualquier servicio), una parte está destinado a cubrir los Costos para realizar esa prestación, y otra parte corresponde a los Honorarios del profesional (o sea, la ganancia real del odontólogo). Esos Costos son totalmente variables entre todo el universo de odontólogos, porque en su conformación intervienen múltiples elementos.

Es importante entender que, a su vez, esos Costos se clasifican en Directos (insumos utilizados en cada práctica), o Indirectos (abarcan las inversiones realizadas para equipar el consultorio + los Gastos Mensuales para que funcione: sueldos, servicios, impuestos, etc.) Y de acuerdo a los datos que se pueden leer en mi sitio web www.costosenodontologia.com.ar, estos Costos Indirectos son responsables del 75.27 % (cifras de diciembre 2010). O sea que sólo la ¼ parte del Costo total son esos materiales dentales (ver gráfico 1)

costos

Esto es importante observar, porque hace varias décadas, diríamos hasta la década del 70, los Costos Indirectos no eran tan importantes, porque si bien aquellos odontólogos también realizaban una alta inversión inicial, luego no necesitaban renovar el equipamiento tan seguido como en la actualidad, los cambios tecnológicos eran mucho más lentos y aquellos sillones odontológicos no eran tan sofisticados, además los fabricaban prácticamente para toda la vida (como ocurría con los automóviles). Por otro lado, los odontólogos rara vez trabajaban con personal auxiliar, y los cargos por impuestos y servicios eran mucho menores.

Pero en la actualidad, la renovación de equipamiento e instrumental es mucho más frecuente. Por lo tanto hay que amortizar esas inversiones en mucho menor tiempo.

La aparición de nueva tecnología obliga a permanentes inversiones para no quedar desactualizado, obsoleto. Por otro lado, las técnicas actuales requieren cada vez más el trabajo en equipo y con personal auxiliar. Las mismas medidas de bioseguridad que hoy son imprescindibles adoptar, son muy difíciles de implementar sin personal auxiliar idóneo.

Todos estos cambios que se van acentuando año tras año, han cambiado totalmente el escenario en donde el odontólogo se debe desempeñar

Para traducir en números concretos lo visto anteriormente, se debe conocer que para instalar un consultorio odontológico de complejidad media, sin elementos sofisticados, se debe realizar una inversión inicial de más de $ 86.700  a valores de dic 2010 (ver detalle en el sitio web indicado) entre equipamiento e instrumental. Esa cifra no contempla la compra inicial de los materiales dentales (otros $ 7.000 como mínimo).

Esa inversión que debe amortizarse entre 5 y 10 años significa un Costo de aproximadamente $ 980 mensuales. A esto hay que sumarle el Gasto Mensual para funcionar (impuestos, servicios, sueldos, etc) que se traducen en algo más de $ 11.000 por mes (Ver gráfico 2)

En www.costosenodontologia.com.ar están detallados todos los componentes del Costo Odontológico.
En resumen, para cubrir el Costo Indirecto y si el odontólogo trabaja con pacientes 160 horas por mes, debe reunir alrededor de $ 80 por hora sólo para cubrir esos gastos.
Por supuesto, luego hay que agregarle el Costo de los materiales dentales para cada práctica, que por cierto no son bajos.
Por lo tanto, cuando hablamos del alto costo que tiene la odontología, va a estar directamente relacionado al tiempo que demandará el tratamiento. Cuanto más complejo sea ese tratamiento, cuanto más deteriorada esté la salud bucal de un paciente, más costoso va a ser, fundamentalmente los tratamientos de prótesis que demandan muchas horas de clínica y de laboratorio.

Por el contrario, realizar prácticas de odontología preventiva o el tratamiento de lesiones incipientes tiene por lo general un Costo muy bajo.

¿Pueden las Obras Sociales y Empresas de Medicina Prepaga cubrir en forma adecuada el Costo que tiene la odontología actual?

Éste es un viejo tema de análisis y discusión, ya que por un lado, el público tiene la necesidad que su cobertura social le garantice la atención de su salud bucal. Por otro lado las empresas, por cuestiones de marketing, tienen la necesidad de darle a sus afiliados una amplia cobertura, principalmente por la presión de la competencia  entre las empresas. Pretenden o se ven condicionadas a garantizar esa cobertura total.
 La realidad, de acuerdo a los presupuestos que cada empresa está en condiciones de destinar a la odontología, es que no es posible asegurar Aranceles suficientes para cubrir el 100 % del Costo de la odontología, tal cual se observa en la actualidad. De hecho, prácticamente en ningún país esto ocurre. Pero como la presión que existe (tal como lo describo en el párrafo anterior) es que deben cubrir la totalidad de la atención, se corre el riesgo de verse afectado o distorsionado el plan de tratamiento que debe recibir el paciente.

¿Cuál es la solución para el público en general para poder afrontar la atención de su salud bucal y la de su familia?

Sin dudas, el camino para evitar que el elevado Costo que tiene la odontología sofisticada, compleja, haga estragos en el presupuesto familiar, es volcarse decididamente a la odontología preventiva y a la consulta periódica. Esta consulta periódica es la mejor herramienta para detectar las enfermedades bucales en forma incipiente, cuyo tratamiento sea de baja complejidad, y por lo tanto, de bajo costo.

¿Cuál es la solución que las empresas de salud (privadas, estatales, gremiales) deberían ofrecer a sus afiliados para garantizarles una correcta y realista atención de su salud bucal? Categorización profesional.

El pilar fundamental para asegurar una odontología de calidad es, en primer término, el reconocimiento de los verdaderos Costos de la odontología moderna. Esto es básico para cualquier actividad. Se debe empezar por conocer los Costos de cada práctica, para que a partir de allí, evaluar cuánto podrá cubrir la empresa de salud.

Alentar una odontología de base de buena calidad es un ahorro a mediano y largo plazo, toda vez que evitará la repetición de prácticas y también evitará una odontología de mayor complejidad.

Las empresas de salud deben entender también que, si la odontología preventiva y de baja complejidad se puede realizar con condiciones económicas adecuadas, se evitarán también gastos farmacéuticos (de origen odontológico: antibióticos, antiinflamatorios, etc.) y gastos médicos al contribuir a mantener la salud de cada afiliado.

Si bien no hay dudas que la solución ideal sería que todos los tratamientos tengan una cobertura total por parte de las empresas (incluso las prótesis e implantes), es un grave error que puede conducir al fracaso, intentar esas coberturas con bajos aranceles que no cubren -muchas veces- ni los costos, y que por lo tanto, pueden contribuir a distorsionar el plan de tratamiento de cada paciente.

volver

Dr. Nicolás J. Ortiz
Centro Odontológico Brandsen
Av. Sáenz Peña 1028 - Brandsen
dr_ortiz@costosenodontologia.com.ar
www.costosenodontologia.com.ar

dinadentalricardoschaferripanonovacek

Última actualización: Martes 25 Junio, 2013